La isla parecía un enorme pedazo de tierra oscura rodeada de agua. Como en una noche sin luces, a simple vista no se veía mucho.

Aunque estaban emocionadas, la pequeña elefanta y la serpiente estaban un poco asustadas por lo desconocido que estaban a punto de experimentar.

 

La imagen de la luna llena en el océano se sumaba a la temible escena que estaban viendo desde arriba. "Vamos a pasar la noche aquí en el globo, y aterrizaremos en la mañana. Podría ser peligroso aterrizar ahora, dondequiera que mires, ves la oscuridad", dijo la serpiente. La elefantita estaba sintiendo lo mismo, así es que ambas se fueron a dormir esperando el amanecer, cuando el verdadero viaje comenzaría.

 

 

Por la mañana, la isla se veía mucho más bonita, mostrándose como una verde joya en el centro de un océano de color azul intenso. Tenía montañas, lagos y ríos, colinas y hermosos campos verdes.

 

Aterrizaron suavemente en la playa de doradas arenas y comenzaron a buscar un lugar seguro que les sirviera de refugio, como una cueva o un árbol, para descargar sus bolsas.

 

 

 

 

Pronto encontraron una pequeña cueva, que no era tan profunda, pero podría usarse como refugio durante un corto período de tiempo hasta que encontraran algo mejor. Pusieron todas sus cosas ahí y sólo tomaron dos bolsas pequeñas, algo de comida, agua y refrigerios para uno o dos días y así comenzar la búsqueda.

 

 

Atravesaron una jungla llena de variados árboles y colores y plantas con hojas gigantes. Los frutos que colgaban de los árboles parecían muy tentadores aunque extraños. La serpiente había escuchado historias en las que frutas tan desconocidas habían tomado la vida de los viajeros, por lo que decidieron tomar precauciones al tratar con algo desconocido. Sólo tomaron algunas muestras para probarlas en la cueva. Mientras caminaban por la jungla, la serpiente dibujaba un mapa de ruta en su Diario, donde podía marcar los lugares seguros y peligrosos para futuras investigaciones. 

 

 

Mientras buscaban en la jungla, pudieron escuchar el canto de los pájaros. La "melodía" en la jungla era tan embriagadora que la pequeña elefanta sólo quería estar en silencio y disfrutar.

Estaba tan entretenida con las bellezas de la jungla que preguntó: "¿Podemos quedarnos sentadas aquí por un tiempo y disfrutar un momento de quietud y dicha?",

 

 

Aunque la serpiente estaba tan preocupada por la misión y su investigación, aceptó descansar un rato mientras almorzaba. Pensó que mientras la elefanta estaba disfrutando de su tiempo, podía tomar una breve siesta, ya que la noche anterior realmente no había logrado dormir bien.

 

Después del almuerzo, la pequeña sacó su diario y dibujó una imagen de la jungla, con sus coloridos árboles, plantas gigantes y frutas exóticas. "El Rey se sorprenderá al ver esto", susurró para sus adentros felizmente. Después de unas horas de descanso, comenzaron su viaje de regreso. Estaba oscureciendo, así es que decidieron regresar a la cueva. ​​

 

 

Mientras regresaban escucharon un ruido muy fuerte y aterrador. Parecía el rugido de un león y se acercaba cada vez más ... "¡Corre!" Gritó la serpiente, pero ya era demasiado tarde. Antes de que pudieran moverse, vieron un gran león furioso frente a ellas.

 

CONTINUARÁ!!

 

 

 

Please reload

Entradas destacadas

El Juego como medio para sanar...

January 28, 2017

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags